Feminismos

Ceniza de ombú

El pasado 23 de mayo presenté la novela Ceniza de ombú en Montevideo. Comparto en este blog el prólogo.  (extracto del cuaderno de Helena, página 77) No tiene sentido para un biólogo analizar a un ente viviente fuera del periodo que le toca vivir. Tampoco lo tiene para una biógrafa. ¿Cómo resistir entonces esta ceguera? Equilibristas permanecen sobre hilos de seda, aunque a su alrededor se amonton...

Leer Más »

Perdiendo nuestro mundo

       Uno de los grandes temas de la literatura, según escribe Bárbara Kingsolver en Conducta migratoria (Flight Behavior), es el hombre contra el hombre y contra sí mismo. “¿Podría el hombre estar alguna vez a favor de algo? –se pregunta Dellarobia Turnbow, su protagonista, mientras la escritora nos muestra una humanidad pasiva a la que le falta valentía para enfrentar la amenaza del cambio clim...

Leer Más »

Los agujeros del horror y las manos que los cierran

El pasado desaparece, su vórtice candente colapsó y se evaporó, el ser humano sigue el curso de su vida. Le rodea lo cotidinano. Todo a su alrededor es corriente, excepto su memoria. Svetlana Alexiévich. La guerra no tiene rostro de mujer (pág.169)           Suena de nuevo ese ruido que nos hace daño, nos trastoca. Quizás dure algunos días su eco, tal vez incluso tengamos la oportunidad de demostr...

Leer Más »

Valeria y su derecho a volar

Se trata de despertar a la serpiente dormida y enroscada tres veces y media en el chakra inferior y dirigirla hasta el chakra superior. Sólo así podrá unirse el cuerpo y el espíritu.   Fui payasa en Nueva York durante quince años después de dejar Buenos Aires siguiendo a Bruno. Actué tan bien durante todo ese tiempo que llegué a creerme que no me gustaba el trapecio. Me equivoqué sobre muchas cosa...

Leer Más »

Recogiendo el zapato de Rosa Luxemburgo

El feminismo nació el día que una mujer dijo no a los sometimientos que la dominación masculina imponía. O quizás, lo que dijo fue sí, pero lo hizo con inteligencia, como Sherezade hilaba historias cada noche, para no dejar su destino al albur de un hombre, quien además disponía de su vida desde la superioridad que su inventada condición de rey le otorgaba. Sería difícil situar el inicio del femin...

Leer Más »

Sobre este blog: Un blog de literatura que transforma